2003 – 2018 ¿Dónde está el cambio?

En 1958 surge la Universidad Tecnológica de Pereira. Promulgándose como establecimiento de carácter académico, con personería jurídica y autonomía administrativa vinculada al Ministerio de Educación Nacional. La Universidad inicia sus labores oficialmente el 4 de marzo de 1961 bajo la dirección de su fundador y primer Rector Jorge Roa Martinez, quien es reconocido por sus acciones como precursor de la educación superior en Pereira; Martinez nace el 28 de marzo de 1891 en Guateque – Boyacá. Boyacense de nacimiento, pero pereirano de alma, llega a la ciudad en 1926.

Quien motivado por solventar necesidades académicas y fomentar proyectos que influyeran y mejorarán considerablemente la cultura pereirana decide emprender la tarea de fundar la primera universidad pública de la región. Los primeros años de la década del 60, logró definir uno de los mejores proyectos educativos en la historia de la ciudad, en su esfuerzo no solo se ve plasmado el interés por crearla, sino también por dejar su toque personal, por lo tanto, fue el arquitecto e ingeniero de las primeras obras físicas en la UTP y posteriormente creador de la bandera y el escudo institucional.

Mientras el tiempo continua su curso, y hace de las suyas, tanto la institución como la ciudad ven pasar décadas de esplendor y de gloria que dan cuenta del gran crecimiento e impacto social que ha tenido la universidad y la región. Durante 57 años de vida administrativa la UTP ha venido desarrollando programas académicos que la han hecho merecedora de cierto prestigio a nivel nacional, y no menos importante aún, de un gran afecto por parte de muchos risaraldenses.

En aquellas décadas fueron considerables las reformas estructurales, reglamentarias y disciplinares fomentadas en el claustro académico, todo periodo lectivo tuvo un reglamento estudiantil específico, que en su momento sirvieron tanto de base para el alma mater, como de mecanismo coercitivo de la misma.

No todo ha sido color de rosas para la universidad. Amada y prestigiada por muchos u odiada y desacreditada por otros, la institución ha suscitado a lo largo de su historia diversas opiniones y pasiones que han forjado los imaginarios que hoy por hoy tenemos de ella. Y es que la universidad bien o mal, siempre ha dado de qué hablar, sobre todo cuando en materia de administración se trata, y actualmente no es la excepción.

 Estamos en pleno 2018 pero paradójicamente nos rige el reglamento estudiantil del año 2003, el cual dice ser actualizado y ciertos artículos del mismo reformados hace poco más de 6 años, siendo más exactos el día martes 19 de junio de 2012. Es paradójico tener normativa con antigüedad de una década y media; considerando que la UTP otorga exaltación por diversos estímulos a quienes se destaquen, por ejemplo; en campo humanístico, de servicio a la comunidad entre otros, es fundamental considerar que los cambios y problemáticas sociales e institucionales nacen con el paso del tiempo, es decir; nuestra historia, necesidades e intervenciones se transforman constantemente por lo cual el reglamento debe ser acorde con el espacio tiempo para el que se encuentre vigente.

Varios meses atrás, el movimiento estudiantil de nuestra universidad en conjunto con todas y todos los estudiantes, se encuentran realizando reformas a este. Por tanto, no está de más recordarle al respetado lector que es importante y que aún está a tiempo, de vincularse en el proceso aportando ideas que nutran el buen funcionamiento de la misma.

A continuación, se exponen algunos de los decretos más significativos evidenciados en las 64 páginas del reglamento actual

ARTÍCULO 144: La Universidad otorgará los siguientes reconocimientos:

– Representación de la Universidad en actividades nacionales e internacionales.

– Matrícula de Honor.

– Premios de Investigación.

– Beca Jorge Roa Martinez.

– Exaltación de méritos.

– Autorización para sobrepasar el número máximo de créditos académicos permitidos.

*Se concederá “MATRÍCULA DE HONOR” al estudiante que:

  1. Obtenga el mayor puntaje entre los aspirantes admitidos.
  2. A los dos mejores estudiantes de cada programa académico que en el semestre inmediatamente anterior obtengan un promedio igual o superior a cuatro coma tres (4.3), sin perder alguna de las asignaturas matriculadas y acumule un número de créditos académicos igual ó superior a los contemplados en el plan de estudios de acuerdo al número de semestres matriculados.

PARÁGRAFO 1: En caso de superar el número de dos estudiantes por existir empate entre el mayor promedio para matrícula de honor por programa, se tendrán en cuenta todos.

 

ARTÍCULO 146: Los estudiantes distinguidos con MATRÍCULA DE HONOR gozarán de los siguientes derechos:

  1. Exención del pago de los derechos de matrícula y sus complementarios para el período académico siguiente.
  2. Prelación para desempeñar funciones de monitor.
  3. Prelación para representar oficialmente a la Universidad en eventos nacionales e internacionales.

ARTÍCULO 150: Se concederá la Beca “JORGE ROA MARTINEZ” a los estudiantes que hayan aprobado la totalidad de asignaturas del programa académico en el número de semestres establecido por el Plan de Estudios, obteniendo un promedio de grado igual o superior a cuatro coma cinco (4,5), sin perder alguna asignatura. Los estudiantes beneficiarios de la beca podrán aplicarla en cualquier programa de postgrado o de profesionalización para tecnólogos que ofrezca la universidad.

*PARÁGRAFO 1: También se concederá la beca Roa Martínez cuando el estudiante haya estado en práctica empresarial, en cuyo caso la duración del plan de estudios respectivo se considerará adicionada hasta por la duración de la práctica sin exceder dos semestres.

*PARÁGRAFO 2: Para los efectos previstos en este artículo, el proyecto de grado no se considerará una asignatura y en tal sentido para acceder a la distinción de la Beca Jorge Roa Martínez el trabajo de grado no podrá exceder el plazo de dos (02) semestres.

 

ARTÍCULO 151: El reconocimiento de exaltación de méritos será conferido a los estudiantes que se hayan destacado en los campos científico, humanístico, deportivo, artístico o de servicios a la comunidad, en cumplimiento de actividades extra universitarias.

 

ARTÍCULO 152: Quienes sean galardonados con la exaltación de méritos recibirán

  1. Una mención, así como las razones que dieron lugar a su otorgamiento.
  2. Exentos de pago de derechos de matrícula durante el semestre inmediatamente siguiente a la entrega de la distinción, siempre y cuando no haya sido sancionado disciplinariamente y tenga un promedio integral en ese semestre igual o superior a tres coma cero (3,0).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *