Los Murales Universitarios:

Una oportunidad para preguntarnos sobre la libertad de expresión y la parcialidad de los medios

Por: Mateo Quintero Segura

Comenzando el segundo semestre del 2018, la Universidad Tecnológica de Pereira fue foco de una noticia nacional, y no precisamente por factores referentes a la educación, sino por un mural que se pintó en la parte trasera de la Biblioteca Jorge Roa Martínez. Este mural llevaba la cara de Hugo Chávez, expresidente de Venezuela, Fidel Castro, expresidente de Cuba, y Evo Morales, actual presidente de Bolivia. La cara de estos tres políticos de izquierda generó un gran revuelo, no solo a nivel universitario, ni a nivel municipal, sino también a nivel nacional, siendo así que RCN hizo una nota sobre ello, lo cual acrecentó la conmoción. Los murales son algo común en las universidades, en ellas abundan pinturas sobre el Che Guevara, y sin embargo ningún canal nacional había hecho de ello una noticia. ¿A qué se debió que esta vez sí llamara la atención? Muchos piensan que fue por el momento crítico que vive Venezuela, y que pintar la cara de su expresidente representaba una manera de ofender a los inmigrantes del vecino país. Por eso nos dimos a la tarea de hablar con algunos de los responsables del polémico mural, los cuales son Hugo López y Felipe Ruíz, ambos pertenecientes a la Juventud Comunista Colombiana:

 

Hugo López: Buenas tardes, mi nombre es Hugo López, estudiante de la Licenciatura en Comunicación e Informáticas Educativas, cursando actualmente el séptimo semestre.

Felipe Ruiz: Buenas tardes, mi nombre es Felipe Ruiz, estudiante de la Licenciatura en Etnoeducación, y estoy en quinto semestre.

Mateo Quintero: Como pasaremos de lo general a lo particular, la primera pregunta que nos concierne sería: ¿qué es la JUCO?

  1. R: Es la Juventud Comunista Colombiana, es una organización política juvenil, con unas banderas y unas ideologías claras, frente a lo que es el comunismo, frente a lo que es la juventud y cómo se concibe la juventud desde el estado. Una organización, si se quiere llamar, claramente de izquierda, con una propuesta y una apuesta política no solamente en el ámbito universitario, sino en el ámbito general a nivel nacional.
  2. Q: ¿Las siglas qué significan?
  3. L: Juventud Comunista.

M.Q: ¿Cuál es el propósito de la JUCO?

F.R: El propósito de la JUCO, en general, pues, obviamente, como le decía, es una plataforma juvenil, política, con unas banderas enfocadas en la juventud, con unas apuestas frente a lo que es la militarización de la vida juvenil, la no militarización de la vida juvenil; el desarrollo crítico frente a las posturas políticas del gobierno nacional, frente a la mercantilización, frente a la banalización de la educación, de diferentes luchas de los sectores sociales, de los sectores populares. Estas serían unas de las apuestas claras.

H.L: Y también la JUCO tiene unos frentes donde desencadena su pelea: el frente universitario, el frente secundarista, el frente de la juventud trabajadora, y el frente cívico y barrial. Dentro de estos frentes, como su nombre lo indica, se enfocan en desarrollar la plataforma de la juventud en estos campos, aglutinando a todos los jóvenes dentro de unas banderas de lucha, del tema de lo juvenil, de cómo se desenvuelve el joven, cuál es el modelo de juventud que se piensa en la JUCO y cuál es el modelo de juventud que nos impone el estado, porque, el estado nos lleva a que el joven deje de sentirse joven más pronto, entonces lo lleva a que tenga unas responsabilidades laborales, y si no estudian ni trabajan, entonces se va al ejército, lo que conlleva a la militarización de la vida juvenil.

F.R: Un poco más de autonomía, de pensamiento crítico en la juventud. Pensamos que el joven debe desarrollarse dentro de un ámbito académico, más allá de pensar que al salir del colegio de una se debe engrosar la lista del trabajo. Pensamos que el joven tiene que pensarse y mirar críticamente lo que es la juventud, desde la autonomía, desde la libertad de pensamiento, desde el tema de la experiencia, y no como se intenta implantar desde el sistema político y comercial que se tiene de que el joven simplemente está para trabajar, para producir, para seguir unos estándares de la modernidad líquida, sino que pensamos que los jóvenes tienen mucho más que aportar a la construcción de una sociedad.

M.Q: ¿Y está solo en Pereira, o desde qué otros municipios está la JUCO?

H.L: La JUCO es una organización política que lleva más de 80 años de historia, es la juventud del partido comunista colombiano, y estamos en casi todos los rincones del país. En donde haya problemas, donde haya victimización de la vida juvenil, donde el ejército o la policía no respeten a los jóvenes, en las universidades, tanto públicas como privadas, donde no haya garantías para que los jóvenes se sientan jóvenes, allí, en cada uno de esos sitios, hay un joven militante de la Juventud Comunista que está dispuesto a poner su voz en alto y reclamar los derechos de los jóvenes.

M.Q: Entonces, ¿la ideología marcada es el comunismo?

H.L: Es marxista-leninista. Esa es la línea política.

M.Q: Listo. Ahora sí, entrando en materia, ¿de qué se trató el mural?

F.R: Bueno, con el mural, primero que todo, quisimos resignificar la historia latinoamericana, la importancia de tres personajes que han sido fundamentales para la historia de Latinoamérica, como lo ha sido Fidel, como lo ha sido Chávez, o como ha sido Evo Morales. Indiscutiblemente son personajes que le han aportado demasiado a la construcción del Caribe, de Latinoamérica. La apuesta de lo que se quería resignificar en ese mural, era la oposición férrea en contra de las intervenciones imperialistas, por parte, específicamente, de Estados Unidos, lo cual no ha sido nuevo. En este momento, incluso, se pretende y se está orquestando un golpe militar contra Venezuela, contra un país soberano, y que es el accionar constante de ellos: lo intentaron en Cuba, lo han intentado en muchas partes del mundo, y queríamos colocar una posición crítica frente a lo que es el imperialismo, y frente a lo que es la construcción de historia de América Latina. Se puede estar de acuerdo, o no se puede estar de acuerdo con el mural, con las ideologías de las personas que nosotros pintamos, pero lo que nunca se puede negar es el gran aporte que, por ejemplo, Chávez le hizo a Venezuela, que Fidel le hizo a Cuba y que Evo Morales aun le sigue haciendo a Bolivia.

H.L: Fueron tres grandes presidentes, personas con un pensamiento latinoamericano, construyendo y aportándole al pensamiento latinoamericano, y esto en vías de sacar documentos, de garantizar que los pueblos de América Latina se sientan identitarios, que se sientan como hermanos y puedan construir. En parte ellos también recogen algo que nuestra ideología recoge, y es el bolivarianismo, recoger a Simón Bolívar como un pilar, como uno de los primeros que dijo que Estados Unidos iba a ser las luces de lo que iba a ser el gran imperio en América, y efectivamente eso fue, y fue hace más de 200 años que lo dijo Bolívar, y en la actualidad las palabras de Bolívar siguen retumbando en nuestros textos, porque es lo que se está viendo en la actualidad. Y, seguidamente, ellos son tres bastiones de pelea fuerte que los medios han tratado de victimizar, que han tratado de callar, que han tratado de problematizarlos en diferentes campos, que han tratado de meterlos en cuentos mediáticos, pero que nosotros desde la lectura crítica, con el conocimiento que tenemos de cómo funciona, nos damos cuenta que simplemente son juegos mediáticos para desescalar y desestructurar el perfil de una persona, y volverlo basura, y hacer que la gente no se haya quejado ni por Fidel, ni por Evo, sino que al ver el rostro de Chávez ya todo el mundo se haya volcado contra nosotros, más aún por el boom mediático que generó esto, que vino hasta RCN a la Universidad.

M.Q: ¿Qué inconvenientes tuvieron a la hora de pintarlo? Para contextualizar a la gente que nos lee, ¿ustedes deben pedir permiso?

F.R: En ese punto creo que sí se debe tener mucha claridad porque hay muchos estudiantes y personas ajenas a la Universidad pública, que incluso pasaron por acá, por donde estaba el mural, diciendo que ese mural no tenía permiso. Nosotros consideramos que la Universidad sigue siendo de los estudiantes, que la Universidad no pertenece a un rector de turno, a un concejo superior, la universidad pertenece a los estudiantes, la universidad es pública, las paredes son públicas, los grafitis son una forma de expresar, de comunicar, de llevar un mensaje. Por eso pensamos que no se debe pedir permiso para pintar un mural. Sería un error pensar que en una universidad que es de todos, tendríamos que pasar un papel solicitando que nos dejaran pintar una pared. Eso por un lado, por otro lado, digamos, si hiciéramos el ejercicio, que ya varias veces lo hemos hecho, de decir que vamos a pedir permiso para pintar un mural, nos lo han negado, ahora mucho más la Universidad sabiendo qué era lo que íbamos a pintar, porque obviamente sabíamos desde un principio que el tema de pintar un Chávez, un Fidel, o más que todo pintar un Chávez, iba a crear cierta polémica dentro de la Universidad por el contexto político que se vive. Por eso, relacionado con la pregunta, no pensamos que debamos pedir permiso; aquí se han pintado miles de murales, demasiados murales, murales muy hermosos, muy bonitos, como Mandela, como el Che Guevara, incluso como una indígena que nos regalaron unos muralistas chilenos hace como un año, que quedó hermoso, cerca a la biblioteca, y aun así la Universidad borra todas las expresiones libres de los estudiantes. Entonces no estamos de acuerdo con el tema de pedir permiso. Lo que salió diciendo RCN que los estudiantes no teníamos permiso para pintar el mural, es totalmente falso; la mayoría de los murales aquí se han pintado sin necesidad de pasar una carta, una solicitud.

M.Q: Pero, a la hora de pintar el mural, ¿hubo algún inconveniente?

F.R: Bueno, a la hora de pintarlo sí llegaron algunas personas, llegaron los vigilantes, llegaron las personas encargadas de Seguridad Laboral, porque obviamente teníamos unos andamios. Dialogamos con ellos, hablamos en muchas ocasiones desde el respeto, desde la comunicación, que creo que es como se debe hacer, en ningún momento ellos llegaron a “bravear”, como se dice popularmente. Igual nunca ha sido la postura de los estudiantes pelear o discutir con los vigilantes, ni con los trabajadores, porque ellos simplemente están cumpliendo una labor. Entonces ellos nos decían: “muchachos, ¿sí sacaron el permiso?”, y lo que siempre les respondemos a las personas que nos dicen eso, cuando estamos pintando, y es: “nosotros consideramos que no tenemos que pedir permiso para pintar, esto es público, esto es libre, somos estudiantes, no estamos haciendo nada malo, queremos comunicar un mensaje, simplemente a usted lo mandaron para que viniera a preguntarnos, si le colocan algún problema, vaya dígale a su superior que venga y hable con nosotros, aquí estamos los representantes, somos conocidos por muchas personas dentro de la Universidad; no es como que alguien desconocido llegó a la universidad a pintar algo”. En ese mismo sentido el único inconveniente que sí tuvimos y que no fue directamente con nosotros sino con un vigilante de la universidad, y es que el vigilante, por dejar entrar unos andamios, fue despedido de la Universidad, bajo la excusa de que a él se le acababa el contrato próximamente, pero eso es para nosotros una excusa boba porque realmente el trasfondo de la situación es que él no se puso a pelear con los estudiantes para que no entraran los andamios, y por eso lo sacaron, y eso sí nos parece algo gravísimo que pase en la Universidad, porque eso significa que la próxima vez que vayamos a entrar más andamios para pintar murales, eso va a colocar a los vigilantes y a los trabajadores de la Universidad en una posición agresiva frente a los estudiantes, la cual nunca se ha visto, para que nosotros no desarrollemos nuestras actividades. Y eso no va a ser, digamos, un motivo para que nosotros dejemos de pintar; acá pintamos el Chávez y nos lo borraron en tres días, y créame que vamos a seguir pintado más Chávez, más Fideles, más Evos, más murales de todos los colores y todas las dimensiones. Tenemos una postura clara y es que, si la gente se indignó mucho por pintar un Chávez, pues hay que rescatar la idea de pintar un Uribe de forma muy crítica para ver si de pronto eso sí le gusta a la Universidad y no lo borra.

M.Q: Ahora unas preguntas técnicas: ¿entre cuántos lo pintaron?

H.L: Por ahí 15 personas, más o menos.

M.Q: ¿Cuánto se tardaron en pintarlo?

H.L: De un día para otro.

M.Q: Bueno, y respecto a lo de la historia del celador, por ahí escuché otra versión, digamos que la oficial, ya que fue la que emitió la Universidad. ¿Ustedes tienen algún conocimiento de ello?

F.R: Sí, a nosotros nos llega la versión de ambas partes. Nos llega la versión del vigilante, que viene y nos busca, habla con nosotros y nos cuenta cómo se desarrollaron las cosas después de que entran los andamios. También viene y nos busca la parte oficial, el jefe de los vigilantes, el jefe de seguridad y nos cuenta otra versión, en la que él explica que el señor venía con algunos problemas dentro de la universidad, que venía incumpliendo algunos elementos de su trabajo, y que por eso lo despiden, que por eso lo echan. Lo que a nosotros nos parece muy curioso es que al señor lo saquen justamente dos días o un día después de haber terminado el mural.

M.Q: ¿Y por qué se comunicó el celador con ustedes? ¿Pensaba que de pronto ustedes lo podían ayudar? ¿Cómo se sienten ustedes sabiendo eso?

F.R: En ese sentido, el vigilante nos busca porque, como ya le comentaba ahorita, a nosotros nos conocen aquí todos, quiénes son los estudiantes de la organización, nunca hemos tenido problemas con nadie, incluso nos llevamos muy bien. Sería un poco contradictorio decir que nosotros luchamos por la igualdad de derechos y no nos la llevemos bien con los vigilantes, con las aseadores, con la base de trabajadores de la Universidad, por eso viene y nos busca, nos dice y nos comenta que va a perder el empleo por el tema de los andamios, que qué se puede hacer, en qué lo podemos ayudar. Incluso eso se expone dentro de la plataforma estudiantil, porque sí es complicado el tema de que se despida un vigilante por dejar entrar unos andamios, cuando la responsabilidad de ellos no es restringir que los estudiantes entren este tipo de elementos; la responsabilidad del vigilante es evitar que haya alteraciones en el orden de la Universidad, que no vayan a robar nada, pero el tema de los murales se le sale de las manos. Por eso nos busca, porque él sabía quiénes lo pintaron, él nos conocía a muchos, y por eso quizá nos busca en su desespero porque iba a perder su empleo.

M.Q: ¿Qué les pareció la noticia que emitió RCN?

F.R: La noticia nos pareció amarillista, nos pareció oportunista. Aquí se han pintado demasiados murales, muchos, muchos murales. Cuando vinieron a grabar yo estaba acá, en este lugar, y le dije al periodista que me parecía amarillista que vinieran a grabar un Chávez. El señor me expone que hubo en el momento mucha indignación por parte de la comunidad venezolana de Pereira. Aquí, por ejemplo, la comunidad se sintió indignada cuando colocaron una Virgen a la entrada de la Universidad, y la comunidad Atea nos sentimos ofendidos y agredidos por esa Virgen, y aun así no vino aquí RCN. Lo que yo quiero decir es que pasan muchas cosas dentro de la universidad, y la única que hace que los medios vengan es un mural; un mural que atrae tanto posiciones buenas como malas. Acá se han pintado hasta Che Guevaras, ¿a cuántas personas no les indigna que haya un Che Guevara en la Universidad? Y es gigantesco…

Aquí estuvieron, grabando, yo les dije que el tema de que hubiera comunidad venezolana ofendida por el mural de Chávez es entendible, no se puede negar que hay un contexto político bastante fuerte en Venezuela. Incluso acá vinieron venezolanos a expresar molestia por el mural, y con mucho respeto los llamamos al diálogo, conversamos con ellos y les expusimos por qué pintamos a un Chávez, les decíamos que el juego mediático que le habían hecho a él era bastante fuerte, aquí se satanizó demasiado la figura de Hugo Chávez, más por la construcción mediática que aquí se le dio, porque le puedo asegurar que muchas personas de las que pasaban acá, que publicaron en redes sociales que iban a orinar el mural, que paloterapia para los que estaban pintando a Chávez, le aseguro que muchas de esas personas no llegaron a conocer ni siquiera las cosas que hizo, y las transformaciones sociales que hizo en Venezuela. Lo que conocen de él es por lo que pudieron ver en RCN, en Caracol, y esa es la construcción que ellos tienen de ese personaje. Más allá de eso, sin querer ofender a nadie, obviamente, pienso que no hay una real información, una real documentación, un real descubrimiento de lo que es y sigue siendo Chávez en Venezuela. Como le decía, aquí vinieron varios venezolanos, les dijimos, hablemos, argumentemos, porque si ustedes dicen que Venezuela está en crisis, sí está en crisis, pero no por el proceso bolivariano, está en crisis por la intervención de los gringos. ¿Qué pasa en Cuba con el proceso económico, por ejemplo? ¿Por qué nadie se ofende con eso? ¿Por qué nadie se ofende con el proceso económico de Venezuela, por ejemplo? Es esa intervención económica que no ha dejado avanzar el proceso en Venezuela. No es Maduro, no es Chávez; como personas sí pueden tener errores, y tienen algunos fallos políticos, pero es humano errar. Más allá de eso, hay un trasfondo mucho más complicado, y es el tema de la intervención yanqui en los países económicamente. Un país que no puede comercializar, un país que no puede comprar recursos básicos para su pueblo, simplemente porque si vos negocias con Venezuela te ponemos una multa, si vos negocias o le vendes tal producto tendrás un bloqueo económico también. Entonces eso es de analizar, de hablar y debatir de la cuestión geopolítica, y en términos económicos es lo que se tiene que hablar. Sí, está bien, en estos momentos aflora mucho la visceralidad, aflora mucho la subjetividad de las personas, porque no es fácil por lo que está pasando el pueblo venezolano, y eso lo reconocemos, pero creo que también en el debate se debe ser muy objetivo, a la hora de tocar temas como estos.

RCN simplemente vino acá, hizo unas tomas del mural, se fue para el centro de Pereira, grabó dos personas simplemente diciendo sí estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo, pero más allá no se les preguntó ni a los mismos estudiantes de la universidad, ni se indagó realmente sobre unas fuentes reales del porqué. Si hubieran estado interesados de darle cubrimiento al mural de Chávez, hubieran hecho una nota más larga en donde las personas que entrevistaron hubieran podido expresar por qué no estaban de acuerdo con el mural. Si usted mira, es una nota de 40 segundos, muestran la universidad, muestran el mural, dos personas hablando, dos venezolanos hablando, pero más allá de eso no hay una opinión real de la comunidad venezolana. La comunidad venezolana que ellos me dijeron que estaba muy indignada, no la pude ver en las noticias. Igual, desde este medio también aprovecho para que se abra el debate, para que se abra la discusión. No estamos cerrados al debate; nos pueden preguntar miles de veces y miles de veces les vamos a contestar y argumentar desde la base del respeto, como siempre lo hemos hecho, ante los diferentes pensamientos dentro de la Universidad y de la sociedad.

M.Q: Vimos mucho apoyo de los estudiantes respecto al mural, y eso basado en la libre expresión. Pero ¿creen que si hubiera sido un homenaje a las dictaduras de derecha hubiera tenido el mismo apoyo? Digamos, usted mismo mencionó algo sobre una figura de Uribe, como caricaturizándolo, pero si se hiciera de una manera seria como se hizo la de Chávez, o una cara de, digamos, Pinochet, Uribe, o cualquier otro político de derecha de Latinoamérica, ¿hubiera tenido la misma repercusión tanto en el apoyo de los estudiantes como en el rechazo de los medios? Y también, ahora que estábamos hablando de la Virgen, que también generó rechazo de otras personas, pero si estamos hablando de libre expresión, cualquiera puede manifestarse con la ideología que desee. ¿Qué piensan acerca de ello?

F.R: Usted lo menciona muy bien dentro de su pregunta. Hay varias dictaduras de derecha. Aquí pueden pintar un Pinochet, un Videla, un Uribe, y le aseguro que muchas personas ni siquiera reconocen esas personas. Podemos hacer un ejercicio, de salir a preguntarle a los estudiantes sobre lo que hizo Videla en Argentina. No saben ni siquiera que fue el dictador de Argentina. No conocen quién fue Franco en España. Aquí podemos pintar un Franco gigante, y van a pasar y nunca van a reconocer que realmente ese fue un dictador español. Si no reconocen la figura de un Mandela, que cuando lo pintan alguien va y coloca que es Morgan Freeman, ahora van a reconocer un Pinochet. Es justamente lo que nosotros decimos. Hay dictadura de derecha. Los medios están derechizados. Los medios no se han encargado de construir una figura de los dictadores. Nunca has visto un documental hablando de la dictadura chilena, de los desaparecidos chilenos, de la dictadura argentina, de los muchachos estudiantes desaparecidos, de las madres de la plaza de mayo. Nunca has visto un documental de esos en RCN y Caracol, y nunca lo vamos a ver porque son canales de comunicación manejados por, justamente, esa clase política que siempre ha gobernado este país. Que no le interesa que las persones se informen, que se documenten, es simplemente una satanización hacia lo que piense diferente, es una satanización hacia las tendencias críticas, hacia las tendencias de izquierda, pero frente a lo que es de derecha no hay una crítica real. Aquí tenemos una persona que tiene 200 investigaciones encima y aun así es elegido senador, y se siguen cubriendo bajo un manto político y con todo el poder que tienen, y hay miles de testigos y ellos mueren, desaparecen, se callan o los callan, y nadie dice nada, porque este país es de ellos, es de la derecha. Ellos pueden hacer y deshacer en este país, Por ejemplo, la Universidad… Ellos tenían que salir y lavarse las manos por todo el tema de la mediatización y el contexto político que está sucediendo en Venezuela, y salieron a decir en RCN que ellos no estaban de acuerdo con el tema de un Chávez dentro de la universidad, pero no dijeron nada cuando en redes sociales nos amenazaron y dijeron que debíamos desaparecer, que los comunistas debían ser exterminados, que nos iban a coger a palo. La Universidad nunca se manifestó frente a eso. Yo le digo que eso es un poco como legitimar esas acciones violentas; aquí hay personas dentro de la ciudad de Pereira, personajes que están todo el día vigilando qué hacen los comunistas en la ciudad, qué no hacen, nos tienen vigilados por todas partes. Pero eso no le interesa a la Universidad, porque ellos simplemente lo que buscan es quedar bien frente a la comunidad colombiana, porque sería una deshonra para el hermano de César Gaviria, un político que apoyó la candidatura del Centro Democrático con Iván Duque a la presidencia, sería una deshonra que el hermano dentro de la Universidad se deje pintar un Chávez y las cosas se dejen así como así.

H.L: frente a lo que dice el compañero Felipe, es eso, es cómo la derecha mueve sus tentáculos y trata de garantizar que el perfil de derecha siempre esté arriba y el perfil de izquierda siempre esté abajo. No hemos tenido un presidente de izquierda en los 200 años que lleva de existencia Colombia, y creo que todavía no lo vamos a poder tener, pero vaya dígale a usted a una persona que qué hace un político, y dirán que son ladrones, que todos son corruptos, y se pregunta por quién votó y todos votaron por derecha, y qué piensa de la izquierda, y la van a tirar a destruir. Pero también, es el mismo contexto cultural y social que ha llevado a que se desdibujen los perfiles de la política crítica y solo queden dibujados esos perfiles de política ladrona, de la corrupción y todo eso, y hemos llegado al punto de que la corrupción se justifique. Es que ellos mismos dicen: “es que hay que estar en la mermelada, ¿yo cómo no voy a tratar de estar en la mermelada con mis amigos si yo sé que ellos van a hacer bien el contrato? Yo no le voy a soltar el contrato a nadie”. ¿Qué es esto? Y fueron los mismos políticos de esta región que estaban hablando así durante las elecciones, y sobre esto no se hace hincapié, nadie se cuestiona, y entonces como diría Marx: “el que no se mueve no se cuestiona y el que no se cuestiona no logra sentir las cadenas”:

M.Q: ¿Y creen que si hubiera un mural de estos habría tenido la misma repercusión en los medios?

H.L: No. Ni RCN ni Caracol hubiesen venido a hacer abordaje sobre esto, y a más de un estudiante le hubiera parecido de más, hubieran bajado la cabeza, no les hubiese interesado. Pero es lo mismo, la construcción cultural y social que se tiene, y mediática, destruye o construye una persona.

F.R: Aquí los estudiantes conocen demasiado, mucho, mucho, de Chávez, o dicen conocerlo, pero lo dicen porque los grandes medios de comunicación han creado una figura demoniaca de Chávez. Aquí, por ejemplo, pasaban por el mural señoras y se echaban la bendición cuando veían a Chávez. Han creado una figura casi satánica de él, pero no han creado una figura satánica con Uribe.

H.L: Hay que preguntarnos cuántas investigaciones tuvo Chávez en su vida. Cuántas personas ordenó asesinar o desaparecer. De eso no se tienen datos, pero se tienen especulaciones. Mientras de Uribe se tienen investigaciones, datos, cero especulaciones, se tienen los testimonios y sobre eso no se hace nada. Entonces, ¿cómo nosotros logramos rayar con lo social, con lo político? Para llamar a la gente para que se toquen, para que se piensen, para que mire a ver dónde es que están parados, dónde tienen los pies puestos.

F.R: También me gustaría hacer hincapié en la doble moral de los medios. Para unas cosas salen a crear todo un boom mediático, y a crear todo un panorama caótico porque se pintó un Chávez dentro de la Universidad, y esto es para la visión de las personas algo gravísimo, algo que no se puede permitir, pero también estos medios de comunicación hacen novelas haciendo apología a paramilitares, al narcotráfico, a Pablo Escobar. Esa es la doble moral que manejan los medios de comunicación y las cadenas televisivas.

M.Q: En la historia de la Universidad que ha habido murales del Che y demás, ¿han visto que se haya hecho alguno de derecha?

H.L: No. Representantes de la derecha, no, pero aun existen acá en la Universidad pintas de Manuel Marulanda Vélez, y de Alfonso Cano, comandantes de las desaparecidas FARC, y aun teniendo esas figuras guerrilleras, aun así la gente no se toca, pero es cómo un medio logra hacer un boom tan fuerte con una explosión mediática para que logre presionar a la Universidad a que borre el mural, y como no fueron capaces de borrar, les tocó pintar la pared.

F.R: Eso que dice Hugo es muy cierto. Yo estoy seguro que si nosotros algún momento hubiéramos pintado un Manuel Marulanda Vélez, un Jacobo Arenas, o un Alfonso Cano, no hubiera creado tanta polémica, tanta conmoción, como lo fue el Chávez, porque es el boom mediático, es el tema del sensacionalismo de la prensa. Aquí nos han vendido a aquellos personajes que les he mencionado como los terroristas de Colombia, pero aun así no hubiera pasado mucho, ya que los medios nos han enseñado a escandalizarnos más con las cosas de afuera, que por los mismos personajes que tenemos en Colombia, que igual han sido muy representativos y que han aportado demasiado a la construcción social del país.

Expectante: yo quiero decir algo.

M.Q: ¿Te puedes presentar, por favor?

Alejandra Cano: Yo soy Alejandra Cano. Pienso que tanta conmoción, tanto revuelo, se dio porque es un momento coyuntural. Las dinámicas políticas están concentradas en Venezuela, y se está viendo una organización de la ultraderecha en América Latina, una reorganización del fascismo, incluso, en Latinoamérica. Por eso los ojos están puestos sobre Venezuela, para retomar el tema del recurso del petróleo, y al movimiento bolivariano lo han visto como un obstáculo para seguir tomando ese recurso que para ellos es tan preciado. Entonces vemos cómo disponen los medios de comunicación y la opinión pública en función de eso.

M.Q: ¿Cuándo, quién y por qué fue borrado?

F.R: Nosotros pintamos el mural entre un martes y un miércoles. Duró jueves, viernes, el sábado yo vine y aun estaba, un domingo fue borrado y fue borrado obviamente por la administración. Eso viene desde administración, desde rectoría. Los que lo borran son los empleados de Asservi, los cuales deben cumplir lo que a ellos les direccionan.

M.Q: ¿Cuál es el objetivo de pintar las paredes?

F.R: Nosotros pintamos las paredes porque pensamos que desde el muralismo se puede llevar un mensaje. Hay muchos medios de comunicación, Nosotros no tenemos cadenas televisivas, ni emisoras, no tenemos grandes medios para comunicar el mensaje. Pensamos que el arte de pintar un mural es una buena forma de expresarnos, de comunicar un mensaje. Ahí radica la libre expresión. Mucha gente decía que se debía pintar paredes, pero en un papel, por ejemplo, para que fuera más fácil de quitar. Pienso que eso es ilógico porque si la técnica es muralismo pues no voy a pintar en un papel. El tema de pintar un mural es, justamente, llenar una pared que está blanca, que no dice nada, darle color, darle sentido, y colocarle un mensaje. Muchas personas han pasado en la historia de la Universidad y nunca se habían dado cuenta de la pared de la biblioteca, hasta que nosotros le pusimos color, un sentido, y ahí fue cuando tuvo un significado para muchas personas. Ahora la pared ha vuelto a ser invisible para las personas. El muralismo es eso, es darle vida a lo que es invisible ante los ojos de muchas personas.

M.Q: Respecto a eso es la última pregunta. Les leeré una frase de Eduardo Galeano, para preguntarles qué les parece. Una entrevista que le hizo un periodista uruguayo fue muy enriquecedora para conocer su pensamiento. A él le interesaban mucho los grafitis, y toma frases que ha visto en las paredes para argumentar muchos de sus libros, y se ha dicho de él que mediante lo microscópico ve lo telescópico; es decir, en lo pequeño ve lo grande. Entonces el periodista le dice: Vos has rescatado mucho los grafitis. ¿Qué admiras de ellos? Y Eduardo responde: “Yo soy un gran lector de paredes, que es la imprenta de los pobres, el periódico abierto a todos. Y ahí, en el Río Pinturas, en Argentina, están los primeros graffitis: son esas manos, que es un modo de decir ‘yo estuve ahí, yo soy algo más que una mota de polvo en el universo, yo soy algo más que un instantito de tiempo, estuve aquí’. Y un poco lo que mueve a la gente a escribir algo en una pared es eso, aparte de opinar. A veces opinan estupendamente: “Las vírgenes tienen muchas navidades pero ninguna Nochebuena” o “nos mean y la prensa dice llueve”.” ¿También adoptan esa postura sobre las paredes?

F.R: Sí, total, Eduardo Galeano como escritor, como poeta, como crítico dio muchas luces, dio muchas bases, dio muchos aportes a las luchas sociales. Y en cuanto a lo que menciona, totalmente cierto. Él tiene un poema muy bello que se llama “Los hijos de nadie”: nosotros somos los hijos de nadie, los dueños de nada. Creo que nos sentimos recogidos dentro de lo que él menciona. Como le decía, nosotros no somos dueños ni de grandes medios de comunicación, ni de emisoras. No tenemos nada. En este momento, en la era de la tecnología “los nadies”, “los desprotegidos”, por lo menos tenemos un medio de comunicación que son los blogs, las redes sociales, ahí han perdido un poco la hegemonía los medios, porque eso no lo controla nadie. Lo que no quieren pasar por televisión sale en una red social. Lo que no quieren que salga en un periódico nosotros lo pintamos en una pared. Y esa es la forma de expresar, esa es la forma de comunicar. No tenemos dinero. Incluso los murales que hacemos lo hacemos con las uñas. Nos toca hacer mochilazos. El mural de Chávez nos costó cien mil pesos, los cuales no teníamos en el bolsillo, y los reunimos vendiendo bonos de solidaridad, vendiendo fotos, vendiendo cosas, para poder recoger, para comprar la pintura, los pinceles. Entonces, nosotros lo hacemos desde lo que no tenemos, pero porque estamos convencido y tenemos la total convicción de que el muralismo es una forma de expresar, es una forma de llevar un mensaje, y ahí se enmarca el tema de la libre expresión. Tenemos libre expresión en Colombia, pero nos dicen cómo nos tenemos que expresar. Si yo me expreso mediante un mural, me lo borran. Eso hay que pensarlo. Y por eso estoy de acuerdo con Galeano.

A.C: Yo pienso otra cosa. Desde las ciencias sociales se maneja el tema de la geografía. El tema del poder desde la construcción de los espacios. Cada símbolo, como la Virgen o alguna estructura, son símbolos que manifiestan el poder, y aunque el poder lo tengan ahora ellos, de todas maneras lo espacios derrotan el poder, y los estudiantes, que constituyen la universidad, también se manifiestan mediante sus símbolos. Yo pienso que es una construcción del espacio y de la ideología. Afortunadamente muchas universidades públicas todavía se utilizan como espacios de construcción de ideas, es uno de los pocos espacios que no están colonizados por los medios como RCN y Caracol.

M.Q: Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *